« LILAC 2006: Todos los contenidos accesibles | Página de inicio | La ALFIN en la IV Jornadas CRAI de las Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN, Burgos, 10-12 de Mayo) »

24/05/06

Alfabetización y alfabetizaciones: reflexión sobre la cuestión terminológica

AHORA EN ALFINRED.ORG: http://www.alfinred.org/blog/2006/contenido/115

 

 

La terminología suscita controversias. Nosotros pensamos que, por encima de la denominación, lo importante es implicarse, desde el sistema educativo, el bibliotecario y otros, en la mejora de la capacidad de acceso y uso de la información para el aprendizaje, independientemente de cómo lo llamemos. La denominación entiendo que variará según el contexto, según el sector profesional (enseñantes, bibliotecarios, tecnológos...).

Por ejemplo, y a propósito del término "alfabetización" y su uso acompañado o no de adjetivos, o en singular o en plural, hay muchas opciones respetables, y lo que acaba importando es lo que tienen detrás.

Así, para colegas que admiramos, como Rosa María Torres, impulsora de Fronesis, organización latinoamericana de apoyo a la educación y la comunicación, la alfabetización es un concepto evolutivo y global, que adquiere significados y dimensiones en función de la necesidad de competencias de cada época y lugar. Por tanto, en la visión de estos educadores, identificar alfabetización con su sentido literal de adquisición de la lectoescritura es empobrecerlo, y esto lleva a la proliferación de "alfabetizaciones" (digital, informacional, audiovisual, multimedia, emocional, familiar..., y todas las que queramos). En este enfoque, por alfabetización se entiende la capacitación global para comunicarse y desenvolverse en sociedad con posibilidad de participar activamente en los procesos personales y grupales, de modo que incluye las competencias de comunicación y uso de la información vinculada al aprendizaje permanente. Entonces, según este enfoque, poner "apellidos" a la alfabetización es empobrecer el sentido de ésta, y a la vez desplaza el foco de la alfabetización básica que en muchos sitios aún no se ha conseguido por completo, y que es un objetivo educativo básico para el desarrollo humano. Por ejemplo, en la REUNION IBEROAMERICANA DE ALFABETIZACION IBEROAMÉRICA: TERRITORIO LIBRE DE ANALFABETISMO celebrada en Caracas a final de marzo de este año, el documento base para la alfabetización de las personas jóvenes y adulta de Latinoamericana entre 2008 y 2015, recogería en sus contenidos esa visión evolutiva y global de la alfabetización.

Nosotros, que respetamos esa visión, creemos legítimo en nuestro contexto poner "apellidos" y hablar en plural de las alfabetizaciones, tanto para vincular a colectivos profesionales como el de las bibliotecas con la ALFIN, como para hacer explícito el interés por las competencias informacionales, la existencia de diversas maneras de leer que conllevan distintas habilidades, etcétera.

Por otra parte, remarcar este carácter multiple de los procesos de alfabetización y sus competencias es algo que la comunidad profesional bibliotecaria ve necesario, y hace para cada vez con más frecuencia. Por ejemplo, el próximo congreso internacional de bibliotecas escolares a celebrar en Lisboa en junio tiene como lema "las múltiples caras de la alfabetización". Las XIV Jornadas de Bibliotecas Escolares de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, que comienzan mañana, también adoptan este enfoque bajo el lema "Leer con sentido o el sentido de leer". El informe final de IFLA sobre el Seminario de Alejandría (que, por cierto, propone la evolución del lema de UNESCO "Information for all" hacia el "Information Literacy for all"), también habla de las alfabetizaciones múltiples... Por tanto, según las circunstancias y los entornos profesionales, la comprensión del sentido de la alfabetización en singular o sus especificaciones en plural, creemos que no entraña concepciones contradictorias.